post-title ¿El vino tiene madre?

¿El vino tiene madre?

¿El vino tiene madre?
Cultura y vino , , , ,

Analía González

Un día, Abraham Lincoln dijo: “Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre”. Todos tenemos una y para la gran mayoría de la gente, las madres son imprescindibles.

Los animales, los seres humanos tienen madre. Incluso si nos ponemos excesivamente poéticos, las cosas también la tienen. También el vino tiene madre desde un punto de vista técnico. Se le llama madre del vino a los posos y los sedimentos que se forman en el fondo de los toneles. Están formadas por impurezas de la uva y restos de levadura. Se eliminan por trasvases.

Además de esto, también se dice que, aunque hay distintos tipos de uva, la gran mayoría provienen de una misma “madre”. Es decir, que con sus diferencias, las decenas de distintos tipos de uvas comparten genética. ¿Cuál sería entonces la madre del vino? Pues se llama “Vitis vinífera”, una especie cultivada por primera vez en Irán, Georgia y Armenia hace 8.000 años!!!

Vitis vinifera1

Fue un genetista de la Universidad de Cornell, Sean Myles, el que ha dicho lo siguiente: “El 75% de las variedades tienen unha relación más parecida a la de padres e hijos que a la de hermanos”. Y remata: “Antes pensábamos que eran familias diferentes de uva. Ahora hemos descubierto que todas están interconectadas y no sólo eso, sino que son, en esencia, una gran familia”, aseguró en un artículo en “The New York Times”. ¿Qué os parece? Alucinante, ¿verdad?

Sean Myles, genetista de la Universidad de Cornell, contó a “The New York Times” que “el 75% de las variedades tienen una relación más parecida a la de padres e hijos que a la de hermanos. Antes pensábamos que eran familias diferentes de uva. Ahora hemos descubierto que todas están interconectadas y no sólo eso, sino que son, en esencia, una gran familia”.

Esta información, aparecida en la revista Quo, confirma que el vino tiene árbol genealógico y que, igual que vosotros, tiene una única madre a la que, seguro, el vino tuvo que obedecer alguna vez aunque no le apeteciera.

Para la madre del vino y para todas las vuestras, feliz día! Brindamos por las madres!

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*