post-title Brindemos por los sufridores padres. “Me lo pido”.

Brindemos por los sufridores padres. “Me lo pido”.

Brindemos por los sufridores padres. “Me lo pido”.
Salud!

Sí amigos y amigas, ¡brindemos por los sufridores padres y madres que han sobrevivido al primer asalto navideño! Antes, el comienzo de la locura de cara al Papá Noel y los Reyes Magos, comenzaba cuando una gran cadena de tiendas daba por arrancada la Navidad; cuando todavía aprovechábamos el veranillo de San Miguel. Pero hemos traído nuevas modalidades de consumo “a lo loco” de otros lares, como si no tuviésemos suficiente.

Y es que entre el Black Friday -que ya es Saturday, Sunday, Monday y fiestas de guardar- se ha desatado la locura y ¡hemos comprado ya los regalos de las proximas 3 generaciones!

He visto a padres y madres acompañados de sus hijos en estas jornadas de “me lo llevo todo” aderezado por la ya mitica frase de nuestros pequeños, el“me lo pido”. Sí, ese martillo pilón que lleva ya unos meses sonando en nuestra cabeza en casa, desde que anuncian juguetes ya desde el verano.

Sí, necesitamos brindar por nosotros, padres y madres que sufrimos en silencio toda esta vorágine que genera el apasionante mundo de los juguetes. ¿Dónde quedan aquellos tiempos en los que el propio dia de nochebuena estabas comprando los ultimos regalos?.

Por eso os recomiendo que tras estas jornadas maratonianas, donde llevas grabada en tu cabeza esas vocecillas chillonas cantando villancicos en los comercios, llegues a tu casa, abras ese armario, santuario sagrado donde guardas los buenos vinos, y escojas entre un Rectoral de Amandi si la cosa ha sido muy dura o con un Gran Alanís si el tema ha sido más o menos suave. Acuesta a los peques, brinda con tu pareja porque sois unos auténticos supervivientes. Creedme.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*